De las tasas, de las becas y también de los préstamos. - El Blog de la Fundación CYD

728x90 AdSpace

Con la tecnología de Blogger.

Random Post

Recent Post

Featured Post

Ranking CYD

El Blog de la

jueves, 24 de noviembre de 2011

De las tasas, de las becas y también de los préstamos.

Cuando se habla de tasas, es decir, de aumentar las matrículas, a renglón seguido se habla de las becas. Es automático. Subir las tasas no es un tema precisamente popular y de todos es sabido que, en determinados temas, los colectivos universitarios son dados a expresar su disconformidad sin pensárselo dos veces. Bien mirado, en este caso la protesta sería natural. Por una parte a nadie le gusta que le suban los precios de aquello que consume. Por otra, como en este caso lo que consume es formación e igualdad de oportunidades, como consecuencia del aumento de los precios hay quien podría quedarse por el camino compuesto y sin licenciatura. Por lo tanto, después de exponer los argumentos a favor de subir las tasas, por prudencia, siempre se añade que la medida habría de venir acompañada con la mejora del sistema de becas. Normal, más vale prevenir que curar.
Los argumentos a favor del aumento de las matrículas giran alrededor de dos ejes. Primero, que hay que pagar el coste de lo que se consume, como en todas partes, especialmente, cuando son los hijos de las familias de rentas altas y medias los que más se benefician de los bajos precios de la enseñanza universitaria (si además se reduce el déficit de las universidades tanto mejor). El segundo, que es complementario, es que el retorno que los titulados sacan de su inversión en formación, por el hecho de disponer de un título universitario, a través de los posteriores salarios en el mercado de trabajo es muy alto. Consecuentemente, hay que ajustar las matrículas.

El argumento para justificar el aumento de las becas tiene más que ver con los costes que con el exagerado retorno de la inversión. Se argumenta que, si aumentamos las matrículas, las rentas altas y las medias ajustarán su contribución a los costes de los estudios, pero que en cambio las rentas bajas pueden verse privadas de formación, y consiguientemente el país puede verse privado de su contribución como titulados. El segundo argumento nos lleva a los préstamos. Si el retorno va a ser alto, compensa, a algunos alumnos, pedir un préstamo que podrán devolver rápidamente con el rendimiento de su inversión en formación.
Parece pues que el dilema tasas, becas y préstamos, con la debida información y algunas sencillas formulas matemáticas, sea un puzzle fácil de resolver. Sin embargo, conviene que observemos lo que ha sucedido en otros países donde se ha intentado acercar los precios a los costes, con el concurso de las becas y los préstamos. En los Estados Unidos, donde últimamente los precios de las matrículas de la universidad pública han ido aumentando mas allá de la inflación, el presidente Obama está buscando la manera de ayudar a los estudiantes que se equivocaron en el cálculo del rendimiento de su título y ahora no pueden pagar el préstamo (1). En Gran Bretaña, a la decisión del gobierno de aumentar los precios de la matrícula de las universidades públicas para el 2012 -2013, ha respondido un porcentaje significativo de los potenciales estudiantes, renunciando a las enseñanzas universitarias, lo que ha causado en algunas universidades una importante disminución de ingresos causando un gran desconcierto entre sus gestores. En definitiva, en un juego donde además de la voluntad del legislador también actúa la curva de demanda y otras variables socioeconómicas, la prudencia es también una buena consejera.
(1) (President Obama touts student loan aid plan in Denver http://www.kdvr.com/news/politics/kdvr-president-obama-arrives-in-denver-20111025,0,6288027.story).

Francesc Solé Parellada
Vicepresidente Fundación CYD
De las tasas, de las becas y también de los préstamos. Reviewed by Fundación CYD on 12:46 Rating: 5 Cuando se habla de tasas, es decir, de aumentar las matrículas, a renglón seguido se habla de las becas. Es automático. Subir las tasas...

2 comentarios:

  1. Me uno a la reflexión del profesor Solé Parellada, ya que el tema del retorno de los préstamos a los estudiantes universitarios es un tema que está causando mucho revuelo en Estados Unidos. Efectivamente si el "retorno de la inversión" es muy pequeño dejaremos a una generación endeudada de por vida seguramente por no haber sabido escojer unos estudios con una buena tasa de inserción laboral. ¿Es esto justo?.¿Pueden los ciudadanos estudiar algo que les atrae o les gusta aunque esto no represente encontrar después un trabajo remunerado?.
    El dilema que apunta el profesor Solé Parellada es clave para definir una estrategia educativa.
    Quizás deberíamos plantearnos abrir muchas otras alternativas profesionales a los jóvenes que no fuesen exclusivamente una larga (y costosa) educacion universitaria.Recuperemos con fuerza la Formación Profesional y sobre todo demos valor y reconocimiento social a trabajos que no requieren una formación universitaria.

    ResponderEliminar
  2. Francesc Solé Parellada05 diciembre, 2011

    Estoy de acuerdo. No podemos decepcionar a aquellos estudiantes que, de existir, cursarían estudios superiores no universitarios o universitarios de contenido profesional. La universidad puede ser en este caso un peligroso señuelo. El grado puede, por ejemplo, cambiar la orientación de las carreras técnicas y de las superiores, juntando dos ofertas anteriormente dirigidas a dos vocaciones formativas diferentes.

    ResponderEliminar